octubre 27, 2020

Visitar la península de Portofino (Italia)

La región de Liguria, en el noroeste de Italia, es conocida a nivel turístico como la Riviera italiana y abarca lugares tan importantes como las famosas Cinque Terre o Génova, la capital. Pero en esta ocasión os queremos hablar de una zona menos frecuentada por el turismo internacional: la Península de Portofino. Preciosos pueblos pesqueros, suaves colinas junto al mar, abadías entre rocas o calas recónditas, son algunos de sus mayores atractivos.

Apuntes sobre la Península de Portofino

La Península de Portofino se encuentra en la provincia de Génova, en la zona central de la región de Liguria. La península se divide a su vez en tres comunas: Santa Margherita Ligure, Camogli y Portofino, cuyas capitales (de nombre homónimo) constituyen los principales focos turísticos de la zona. Prácticamente la mitad del territorio está ocupado por el Parco naturale regionale di Portofino, un área protegida de 1.055 ha ideal para realizar senderismo.

En cuanto a la historia de la región, la mayoría de pueblos tienen una larga tradición pesquera y fueron en su momento importantes centros de comercio marítimo. Como otras localidades de la zona, su pasado suele remontarse a tiempos romanos y vivieron su etapa de mayor esplendor durante la República de Génova (s.XI – s.XVIII), época a la que pertenecen buena parte de sus monumentos notables.

Qué ver en la península de Portofino

Camogli

Ubicado en el noroeste de la península, Camogli da la bienvenida a los viajeros que llegan desde Génova. Con poco más de 5.000 habitantes, este pueblo es reconocible por sus altas casas con fachadas de colores llenas de trampantojos (pinturas representando marcos, persianas, balcones, flores, enredaderas, etc.) que se apelotonan a lo largo de su extensa línea de mar y sobre las colinas circundantes.

En cuanto a visitas culturales, destacan especialmente la Basilica di Santa Maria Assunta (s. XII), con su imponente silueta asomando al borde del mar y su bonito interior barroco, y el Castello della Dragonara. Construida probablemente durante el siglo XIII, esta fortaleza sirvió como puesto de vigía y como baluarte defensivo ante los numerosos ataques de piratas que se producían en aquella época. Hasta donde sabemos no es visitable.

Pero quizá lo más interesante que hacer en Camogli es dar un paseo hasta su pequeño faro, asentado al final del rompeolas que protege el puerto. Desde allí se tienen las mejores vistas del pueblo. Por lo demás, os recomendamos callejear un poco y buscar otros monumentos interesantes, como el Santuario de Nuestra Señora del Boschetto o el Monasterio de San Próspero. Desde Camogli también podéis hacer rutas de senderismo hacia el sur o paseos en barco por la península.

Santa Margherita Ligure

Al otro lado de la península, en el extremo noreste, Santa Margherita Ligure domina el Golfo de Tigullio y sirve como entrada a la región si se llega desde el sur. Esta localidad tiene casi el doble de habitantes que Camogli (9.000) y una mayor oferta de alojamientos, por lo que puede ser una buena base para explorar la Península de Portofino (así fue en nuestro caso). Además, es zona de paso obligada para acceder al sur por carretera, ya que no hay caminos asfaltados desde Camogli.

Santa Margherita Ligure quizá no es tan pintoresca como las otras localidades de la península, pero su paseo marítimo es muy agradable y merece la pena callejear por su casco antiguo. A nivel monumental destaca el Santuario de Nuestra Sra. de la Rosa (1658), con su recargado interior barroco. Otro templo notable es el Santuario di Nostra Signora della Lettera, también del s.XVII y también con un bonito interior barroco, aunque algo más modesto.

A escasos metros de esta iglesia se encuentra el complejo de la Villa Durazzo-Centurione, con dos de las casas nobles más importantes de la localidad, también de finales del s.XVII. Hay visitas guiadas al interior de los palacios (de pago) y el acceso a los jardines es gratuito. Otro lugar de interés en el pueblo es el Castello Cinquecentesco (1550), ubicado a pie de mar, aunque el interior solo es visitable en ocasiones especiales.

Sendero Santa Margherita Ligure – Portofino

El Parco Naturale di Portofino ofrece numerosas oportunidades de realizar senderismo. Una de las rutas más populares es la que une las localidades de Santa Margherita Ligure y Portofino (4,2 km ida), que discurre por el interior de la península, pero casi siempre con vistas al mar. La dificultad es bastante baja (aunque hay unas cuantas subidas y muchos escalones de bajada en los tramos finales) y se necesita algo más de 1,5 h para completar el trayecto de ida.

En el camino podréis ver algunas capillas y santuarios, además de la diminuta localidad de Paraggi, con su idílica playa (que no solitaria) y el Castello Bonomi (privado) asomando sobre una pequeña península. El tramo final del sendero discurre ya pegado al mar y permite contemplar unos cuantos palecetes impresionantes antes de llegar al plato fuerte de la región: Portofino.

Portofino

Portofino es el perfecto pueblecito pesquero de la Riviera Italiana. Ubicado en el extremo más occidental de la península, protegido por una pequeña bahía, goza de un privilegiado entorno natural al que hay que añadir el encanto de sus coloridas casitas. Lo único que «afea» a este pueblo de postal es la gran presencia de turistas, entre los que se cuentan cada verano multimillonarios y famosos de todo el mundo.

A nivel turístico hay tres visitas que, además de ser interesantes por sí mismas, os permitirán disfrutar del pueblo desde diferentes ángulos. La primera parada es la Iglesia de San Martino, construida en 1548 en estilo románico lombardo. Frente a la iglesia se encuentra la animada Piazzetta, centro neurálgico del pueblo y punto de partida de los barcos que llevan a la Abadía de San Fruttuoso.

Sobre una pequeña colina, en dirección al castillo, se alza la Iglesia de San Giorgio. No reviste gran interés a nivel arquitectónico y tampoco destaca por su interior, pero en los alrededores encontraréis numerosos miradores hacia el pueblo y hacia el exterior de la bahía. Por último, es imprescindible el paseo hasta el Castello Brown, construido hacia el 1425 para defender los intereses de la República de Génova. Aunque no visitéis el interior (de pago), merece la pena rodearlo y disfrutar de las estupendas panorámicas de Portofino.

Abadía San Fruttuoso

Otro de los lugares imprescindibles que ver en Portofino es la Abadía de San Fruttuoso, a la que se solo se puede acceder en barco o caminando. La mayoría de turistas visitan la abadía desde Portofino, ya que la frecuencia de battelli es mayor y la tarifa más económica. También es posible llegar desde Santa Margeritha Ligure y Rapallo (misma compañía) o desde Camogli. La otra alternativa es llegar andando a través de la red de senderos del parque (varios orígenes, pero mínimo 1h 30′ por trayecto y dificultad media).

Aunque tengáis ganas de andar, os recomendamos que hagáis la llegada a la abadía en barco, ya que uno de los principales atractivos de la visita es poder contemplar desde el mar su peculiar emplazamiento entre las rocas. En cuanto a la abadía y su historia, al parecer sus orígenes se remontan al siglo VIII, cuando el obispo de Tarragona, huyendo del avance árabe hacia su ciudad, llegó a la zona con las reliquias de San Fruttuoso y construyó una primera iglesia de la que aún se conservan algunos vestigios.

El complejo monástico se habría fundado en el s.IX y ampliado en los siglos siguientes. Muy posterior es la Torre Doria, erigida en 1562 por la familia Doria, propietaria de la abadía hasta 1983. Desde entonces San Fruttuoso pertenece al «Fondo Ambiente Italiano» y sus espacios son visitables (podéis comprar las entradas online). Además de las antiguas salas de los monjes benedictinos, podéis ver exposiciones sobre la abadía, vídeos, un pequeño claustro, la iglesia y la cripta.

El resto del complejo es tan pequeño que no hay mucho más que hacer, salvo disfrutar de la pequeña playa que hay frente a la abadía, comer en uno de los cinco restaurantes de la bahía o dar un paseo más allá de la Torre Doria para ver San Fruttuoso desde otra perspectiva o darse un baño en la cala que hay junto al restaurante La Cantina.

Cristo del abismo

Muy cerca de la Abadía de San Fruttuoso (unos 500m hacia el sur) «se puede ver» la curiosa estatua del Cristo del Abismo. Lo ponemos entre comillas porque la estatua realizada por Guido Galletti en 1954 se encuentra a casi 20 metros de profundidad. Solo aquellos que lleguen con su propio equipo de buceo o contraten una excursión en Portofino podrán contemplar semejante maravilla. El resto, como nosotros, deberá conformarse con ver la réplica ubicada en la iglesia de la abadía.

Ubicación

  • Provincia de Génova, región de Liguria, Italia (ver mapa al pie)

Cómo llegar a Portofino

  • Coche. La península de Portofino es fácilmente accesible desde la E80, autopista que recorre toda la costa noroeste de Italia dede la frontera francesa hasta Roma. Si venís desde el norte (Génova) tendréis que tomar la salida de Recco para visitar Camogli. Si venís desde el sur (Cinque Terre, Pisa, etc.), lo mejor es salir por Rapallo para poder explorar la zona de Sta. Margherita Ligure y Portofino. La alternativa gratuita a la E80 es la SS1, pero en verano puede ser un infierno. Si necesitáis alquilar coche, nosotros os recomendamos que reservéis en RentalCars, ya que suele ofrecer los mejores precios.
  • Bus. Los buses de ATP cubren muchas rutas dentro de la región de Liguria y tienen conexiones con las principales localidades de la península. Además, los buses locales cubren los desplazamientos entre los pueblos cercanos.
  • Tren. Las principales estaciones de tren se encuentran en Recco (al lado de Camogli), Santa Margherita Ligure y Rapallo (muy cerca de la anterior). La mayoría de trenes que circulan entre Génova y La Spezia tienen parada en alguna de estas localidades, aunque Rapallo es la más importante. En Trenitalia podéis ver horarios y tarifas.
  • Barco. Las navieras Golfo Paradiso y Tigullio Marine Lines tienen varias líneas que unen Génova o Cinque Terre con diferentes puntos de la península.
  • Avión. Los aeropuertos internacionales más importantes se encuentran en Génova (35 km), Pisa (141 km) y Florencia (198 km). En Skyscanner o Momondo podéis comprobar conexiones, precios de los vuelos, etc.

Dónde dormir en Portofino

  • Nuestra elección en este caso fue este apartamento de Airbnb ubicado en Sta. Margherita Ligure. Espacio amplio con cocina completa, parking privado y anfitriona muy amable. Si ya estáis registrados en Airbnb podéis reservar con el enlace anterior. Si sois nuevos os podéis dar de alta con nuestra invitación y recibiréis un buen descuento para la primera reserva.
  • Por otra parte, aquí os dejamos un listado de hoteles en Portofino, Camogli o Santa Margherita Ligure.

Mapa de Portofino

  Ampliar mapa de Portofino    Alquiler de coche en Génova

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

aaa