mayo 29, 2020

Los retratos de Rembrandt llegan a Madrid

El Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid trae a España un auténtico caramelo irrechazable para cualquier amante del arte. Entre el 18 de febrero y el 24 de mayo de 2020, se expondrán 39 retratos de Rembrandt, gran pintor holandés, estandarte principal y símbolo irrefutable de la Edad de Oro del arte de los Países Bajos. Y es que Rembrandt destacó enormemente en el complicado campo artístico del retrato. Sin embargo, su historia y magnífico genio nos dejó un legado mucho mayor.

Quién fue Rembrandt, el pintor neerlandés más grande de todos los tiempos

Rembrandt fue el mejor pintor holandés de su época y es una de las figuras más importantes del arte europeo. Los muchos autorretratos que pintó a lo largo de su vida nos proporcionan una autobiografía visual.

Rembrandt van Rijn nació el 15 de julio de 1606 en Leiden, donde se crió siendo el hijo del dueño de un molino. En 1621, comenzó a tomar clases de pintura con un artista local y, ya en 1624 se mudaría a Ámsterdam, donde pasó un año descubriendo la vida y estudiando con el artista Pieter Lastman, quien había estado en Italia y fue el que expuso, por primera vez, a Rembrandt a las tendencias internacionales.

El joven genio de Leiden se instaló permanentemente en Ámsterdam en 1631 y allí comenzó su exitosa carrera como retratista. Una de sus primeras comisiones públicas importantes fue ‘La lección de anatomía del Dr. Tulp’ (1632). En 1634, se casó con Saskia van Uylenburgh, quien tenía importantes conexiones en la alta sociedad del Ámsterdam de mediados del siglo XVII. Gracias a los contactos de su mujer y a su innato talento, Rembrandt prosperó, consiguiendo un gran número de contratos para pintar obras mitológicas y religiosas, así como retratos.

Una de las pinturas más conocidas de Rembrandt, ‘La Ronda de Noche’ – un retrato grupal de una de las compañías de la milicia de Ámsterdam – se completó en 1642. Saskia murió en el mismo año, lo que trajo consigo, además de mucha pena y dolor, ciertos problemas en el negocio del pintor. Esto, junto con su extravagancia, le llevó a perder clientela, desembocando en un desastre financiero que le obligó a declararse en bancarrota en 1656. Por ello, se vio forzado a vender su casa y posesiones, incluida su gran colección de obras de arte.

Después de la muerte de Saskia, Rembrandt tuvo una aventura con la enfermera de su hijo, pero se pelearon y luego comenzó otra relación con su ama de llaves, Hendrickje Stoffels. Ella modelaba con cierta frecuencia para él.

Rembrandt continuó recibiendo encargos y algunas de sus grandes obras son de este período, como ‘Los síndicos de los pañeros’ (1662) y ‘La novia judía’ (c. 1666). El genio holandés estaba interesado en el dibujo y el grabado, así como en la pintura, y sus grabados fueron reconocidos internacionalmente durante su vida.

A lo largo de su carrera atrajo a alumnos que también sirvieron como sus asistentes. Su nivel de enseñanza fue tal, que hoy en día es complicado, en algunos casos, distinguir las obras de sus alumnos de las suyas propias. La llama del artista holandés se apagaría un 4 de octubre de 1669.

Rembrandt fue uno de esos escasos pintores que consiguieron triunfar y fracasar en vida. Cuando los gustos artísticos de la alta sociedad del momento cambiaron y le faltó su principal valedora, su mujer, se le exigió que comenzara a pintar retratos con mayores dosis de color. Sin embargo, Rembrandt se mantuvo fiel a su técnica barroca, demostrando que, a veces, en la oscuridad es donde se halla la luz. El tiempo, como en tantos otros casos, le dio la razón.

La exposición de retratos de Rembrandt en el Museo Thyssen de Madrid

Los 39 retratos de Rembrandt, a pesar de su incalculable valor artístico y económico, no son el único atractivo de esta magnífica exhibición que va a tener lugar en el Museo Thyssen-Bornemisza entre el 18 de febrero y el 20 de mayo. Junto a ellos se exhibirán sobresalientes obras de otros artistas contemporáneos del genio holandés y también basados en Ámsterdam, como Thomas de Keyser, Fran Hals o Bartholomeus van der Helst.

En definitiva, será una magnífica exposición que contará con un total de 80 pinturas, 16 grabados y una placa de grabado, algunas nunca antes exhibidas en Europa.

La exposición, comisariada por el curador del Museo de Amsterdam, Norbert E. Middelkoop, te permitirá descubrir la calidad y variedad de estas obras y conocer las historias ocultas de los personajes retratados: parejas, empresarios, artesanos faenando, tutores y maestros e inclusos los mismos pintores.

Si pasas por Madrid, disfruta de esta exposición única.

Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

aaa